Saltar al contenido

Para qué sirve la Betametasona

La Betametasona es un medicamento que pertenece al grupo de los glucocorticoides, y es del tipo de los esteroides, cuyas propiedades se basan en ser imnunosupresor; al mismo tiempo, tiene la característica de ser un medicamento con propiedades antipiréticas, analgésicas y antinflamatorio.

Esta capacidad que tiene resulta ideal como medicamento para tratar diversas enfermedades que van desde las digestivas, oftalmológicas, respiratorias, renales; entre otras. La betametasona tiene la capacidad de reducir de manera idónea la liberación de las moléculas que generan precisamente la inflamación que se esté tratando.

Propiedades de la Betametasona

La betametasona, tiene como propiedad central, el de poder difundir sus componentes por medio de las membranas de las células con el objetivo de poder formar los receptores de tipo citoplasmáticos. Esta formación de los complejos receptores lo que harán es penetrar al núcleo celular y unir el ADN. Con esto se podrá disminuir y, en su caso, prevenir lo que es la respuesta  de los tejidos que se encargan de manejar todo proceso inflamatorio.

Mecanismos de acción de la Betametasona

Este se centra de manera particular en actuar como un agente reductor de las inflamaciones que se llegan a presentar. Siempre y cuando estas sean producto del proceso de inhibición de lo que son las hidrolasas en los leucitos. Esto es, su mecanismo de acción es de carácter inmunosupresor. Al absorberse el betametasona por la vía oral, suele hacerlo de manera inmediata el organismo. Tiende a metabolizarse dicho medicamento por medio del hígado y se excreta por la vía renal.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Betametasona?

La Betametasona sirve para:

  • Tratamiento de lo que se conoce como eczemas.
  • Tratamiento de la picazón.
  • Tratamiento de resequedad en la piel.
  • Tratamiento del despellejamiento.
  • Tratamiento contra la formación de costras.
  • Tratamiento de inflamaciones.
  • Tratamiento de algunas reacciones particulares.
  • Tratamiento de afecciones de tipo reumático.
  • Tratamiento de lesiones dermatológicas.
  • Tratamiento del llamado distrés respiratorio.
  • Tratamiento de enfermedades que son producidas por alergias.
  • Tratamiento de enfermedades de tipo reumático.

Betametasona para la resequedad en la piel

¿En qué presentaciones se vende la Betametasona?

  • Celesemine en grageas.
  • Celesemine en jarabe.
  • Celestone ampolleta inyectable con 4 mg.
  • Dipropderm en crema.
  • Diproderm en solución tópica.
  • Diproderm en ungüento.

Dosis de la betametasona

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

En términos generales, el médico tiende a recetar la dosis de 0,6 mg., hasta 7,2 mg., por la vía oral de betametasona; el cual puede ingerirse en una sola toma o en varias durante el día. Si la aplicación es de manera tópica, entonces, la dosis general corresponde a cuatro veces durante el día; la cantidad dependerá del tipo de lesión de que se trate y la severidad del mismo.

Efectos secundarios del consumo de la Betametasona

  • Cambios en la coloración de la piel.
  • Erupciones de tipo cutáneo.
  • Presencia de arritmia.
  • Deficiencia en el proceso de cicatrización.
  • Alteración en el ciclo menstrual.
  • Sensación de nauseas.
  • Casos de vómito.
  • Presencia de dolor en la zona abdominal.
  • Úlcera de tipo péptica.
  • Glaucoma.

Contraindicaciones por el uso de la Betametasona

Este medicamento, independientemente de su presentación, tiene una contraindicación en aquellos pacientes que tienen varicela, los mismo si padece de algún tipo de hepatitis, una infección cutánea, algún padecimiento de hipertensión, casos de diabetes, sida, una insuficiencia de tipo cardíaco, padecimiento de trastornos en la coagulación de la sangre y padecimiento de disfunción de tipo renal.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la bezafibrato?

Toda persona que bajo prescripción médica deba ingerir determinada dosis de bezafibrato, deberá considerar las siguientes precauciones: en primer lugar, independientemente de la dosis indicada, debe respetarse la misma y no aumentar dicha dosis, se espera en el tratamiento que se aplique la dosis mínima posible y dicho tratamiento se aplique en el menor tiempo posible.

En el caso de que el tratamiento consista en la aplicación por la vía intramuscular, se debe evitar que la inyección se haga en alguna de las articulaciones que no corresponda al indicado. Si el tratamiento consiste en una aplicación tópica, este no deberá usarse con mucho tiempo, sobre todo en las zonas genitales, en la zona rectal, en el rostro y en las axilas.

Si a un paciente pediátrico se le está administrando el bezafibrato por la vía tópica, es importante que al ponerle el pañal correspondiente, este no se haga tan ajustado, para evitar algún tipo de complicación. En todos los rangos de edad, es sumamente importante que cuando se le recete el bezafibrato, el paciente le haga del conocimiento al médico tratante, de otras medicinas, si es el caso, está en ese momento tomando.
CONSULTA A TU MÉDICO.