Saltar al contenido

Para qué sirve la Claritromicina

La Claritromicina  es un medicamento que se conoce como un antibiótico del grupo de los macrólidos, el cual suele recetarse por el médico para pacientes a los que se les dará un tratamiento en la piel a causa de algunas infecciones. También suelen tratarse algunas complicaciones relacionadas con las vías respiratorias; es decir, para tratar la faringitis, neumonía de tipo bacteriano, bronquitis crónica, entre otras.

Propiedades de la Claritromicina

Este medicamento suele ser un antibiótico de tipo macrólido que precisamente se obtiene mediante la sustitución de un hidroxilo con el comportamiento de la eritromicina. La sustancia activa de la claritromicina funciona como un componente antibacteriano inhibiendo lo que se conoce como la síntesis proteica. Normalmente se desecha por la vía renal la sustancia una vez que cumple su función.

Mecanismos de acción de la Claritromicina

Los mecanismos de acción de la claritromicina, surge sus efectos en los microorganismos que están dentro de un procedimiento de adecuación proteica, con la finalidad de poder ser un agente inhibidor del proceso de síntesis de las bacterias. Es por eso que la claritromicina, se conoce como un agente capaz de poder atacar y mejorar en el paciente infecciones provocadas por bacterias.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Claritromicina?

La Claritromicina sirve para:

  • Infecciones como faringitis
  • Bronquitis
  • Neumonía
  • Otitis aguda
  • Infecciones en la piel
  • Infección en tejidos blandos

¿En qué presentaciones se vende la Claritromicina?

  • Comprimidos regulares.
  • comprimidos de liberación prolongada.
  • Suspensión oral.

Muestra médica de Claritromicina

Dosis de la Claritromicina

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Normalmente la indicación del médico es que se tomen cada doce horas una tableta y se recomienda que no se exceda el periodo de una semana. En algunas ocasiones el médico indicará que se tome la claritromicina por dos semanas. En el caso particular del comprimido de acción prolongada, se tomará cada 24 horas y una vez que se haya consumido algún tipo de alimento.

Deberá tomarse, en todos los casos, el medicamento a la misma hora y solo durante el periodo indicado por el propio médico, jamás tome la claritromicina por más días del señalado. Si no se nota alguna mejoría, el médico evaluará el tratamiento a implementar. Así que jamás deberá prolongar el consumo del medicamento. Algo importante es que no debe uno triturar el comprimido, solo tragarlo.

En caso de que durante el tratamiento y antes de que se termine el mismo, como paciente, note alguna mejoría, no deberá interrumpir dicho tratamiento. Es decir, sí o sí, deberá terminar el mismo tal y como lo señala el médico en la receta. Esto es importante tener en cuenta. Lo que sucede es que si se suspende el tratamiento, es factible que la infección surja de nuevo alno eliminarse totalmente las bacterias.

Efectos secundarios del consumo de la Claritromicina

Generalmente cuando se presentan efectos secundarios por el consumo de la claritromicina, se manifiesta lo que son náuseas, diarrea o vómito. También suele darse el caso de que se presente un dolor abdominal, alguna insuficiencia de carácter hepático, suelen en otros casos, presentarse un caso de fiebitis. Hay casos de presencia de pancreatitis y aumento de amilasa.

Contraindicaciones por el uso de la Claritromicina

Normalmente en el paciente se suelen presentar contraindicaciones como episodios de diarrea, dolor en el estómago, sensación de náuseas, episodios de acidez estomacal, dolor de cabeza; incluso, algunas reacciones alérgicas como comezón e inflamación. También es posible que se presenten algunas complicaciones al respirar e incluso para tragar los alimentos.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Claritromicina?

Es muy importante que el médico conozca si uno como paciente es alérgico a la sustancia activa de la claritromicina, e incluso de otros medicamentos como la eritromicina, telitromicina, diritromicina o azitromicina. Es decir, es necesario que se mencione si es alérgico a estos medicamentos relacionados; si en dado caso se tiene alguna duda de la lista de este tipo de medicamentos, puede solicitarlo al médico para que juntos lo revisen y determinen tal o cual medicamento.

Al mismo tiempo, es necesario que el médico sepa si en el momento en que se indica una receta para ingerir claritromicina, si por otras razones médicas está tomando terfenadina, simvastatina, ergotamina, lovastatina, pimozida, cisaprida; entre otros. Para cualquier duda es necesario hablar con el médico. Para facilitar un poco esto, solo indíquele qué tipo de medicamento está tomando en el momento de la consulta.

También es necesario tener en cuenta si como paciente se tiene un padecimiento relacionado con la arritmia de tipo ventricular, si se padece de ictericia o algún tipo de problema hepático. Debe mencionarle al médico si se está tomando algún suplemento e incluso vitaminas. Un dato relevante a señalar al médico es si padece de bajo niveles de producción de potasio o magnesio en la sangre.
CONSULTA A TU MÉDICO.