Saltar al contenido

Para qué sirve la Clindamicina

La Clindamicina es un medicamento que pertenece a los antibióticos, de tipo lincomicina. Tiene la facultad de ser un agente que retarda e incluso detiene la proliferación de algunas bacterias dentro del organismo. Es importante, sin embargo, tener en consideración que la clindamicina no tiene la capacidad de eliminar los virus que provocan algunas infecciones virales como la gripe.

Propiedades de la Clindamicina

La clindamicina es un tipo de bloqueante de carácter neuromuscular que ayuda al propio organismo a tratar a las sustancias que tienen esa característica en el ser humano, el de ejercer sus efectos de bloqueo. Es por esa razón que adquiere gran relevancia el saber que es altamente importante saber que debe cuidarse la administración de la clindamicina junto con otros medicamentos relajantes.

Mecanismos de acción de la Clindamicina

Tiene la capacidad de inhibir lo que se conoce como la síntesis de tipo proteica bacteriana. Es decir, se impide el desarrollo de una cadena de tipo peptídico en el organismo que es un causal de las infecciones de cualquier tipo. Ayuda a tratar la pared bacteriana con el objetivo de disminuir gradualmente la capacidad de que en el propio organismo se junten otras bacterias al ser un repelente.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Clindamicina?

La Clindamicina sirve para:

  • Infecciones de tipo bacteriano.
  • Infecciones en pulmones.
  • Infecciones en el órgano reproductor femenino.
  • Infecciones en los órganos.
  • Infecciones en la piel.
  • Infecciones en los órganos internos.
  • Tratamiento para el acné.
  • Infección por ántrax o carbunco.
  • Infección por malaria.
  • Infecciones de oído.

Medicamento contra las bacterias

¿En qué presentaciones se vende la Clindamicina?

  • En cápsulas con 150 mg., o 300 mg.
  • En solución líquida. Ampolleta con 300 gm., 600 mg., o 900 mg.

Dosis de la Clindamicina

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.
Suele indicarse la ingesta de clindamicina en por lo menos tres o cuatro veces al día. El tiempo en que se deberá tomar lo indicará el médico en la receta y dependerá el criterio por el tipo y grado de infección que presente el propio paciente. Es importante que el paciente siga al pie de la letra las indicaciones del médico en la receta para evitar algún tipo de contratiempo.

Cuando se vaya a tomar la clindamicina en presentación líquida, será necesario que antes de ello se agite muy bien el envase. En el caso de que la dosis sea para tomar cápsulas, estas deberán de acompañarse con agua, esto con la finalidad de no tener algún tipo de irritación en la garganta. En ambos casos, si al iniciar la dosis no se nota ningún tipo de mejoría, deberá consultar de nuevo al médico.

También es importante que independientemente de que durante la dosis de la clindamicina, se recupere, es necesario terminar completamente la dosis para evitar que vuelva a presentarse algún tipo de enfermedad infecciosa. Esto es porque a veces las bacterias van desarrollando un mayor nivel de resistencia a los antibióticos. De ahí la importancia de terminar todo el tratamiento.

Efectos secundarios del consumo de la Clindamicina

Normalmente suelen presentarse los siguientes efectos secundarios que deben notificarse de manera inmediata al médico y son: vómito, náusea, hinchazón, picazón o escozor en la vagina; flujo vaginal espeso y blanco, presencia de manchas blancas en la zona bucal, presencia de acidez de tipo estomacal, dolor en la zona de la garganta al tragar alimentos o dolor en las articulaciones.

Especial atención deben tener en la presencia de efectos secundarios como urticaria, ampollas, salpullido, dificultad al respirar y coloración amarillenta en los ojos y/o piel. En esos casos es alto el riesgo en la salud e integridad del paciente por lo que inmediatamente deberá asistir al hospital más cercano para que sea atendido el paciente.

Contraindicaciones por el uso de la Clindamicina

No debe tomarse la clindamicina si presenta algún tipo de antecedente relacionado con alergias, lo mismo en pacientes con algún tipo de insuficiencia hepática o de carácter renal. En el caso de administrarse en la zona de la vagina, puede darse el caso de que se desarrolle una inducción a la colitis de tipo seudomembranosa. Para tal fin es necesario un chequeo frecuente por la mujer.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Clindamicina?

Es importante que durante la consulta y al indicarse la dosis del tratamiento a realizar el propio paciente, este le indique a su médico si es alérgico a algún tipo de alergia que sea provocado precisamente por la ingesta de clindamicina. Incluso si se es alérgico en ese momento de algún otro tipo de medicamento. De manera particular al ácido acetilsalicílico.

Es importante también indicarle al médico qué medicamento y/o tratamiento está llevando a cabo en ese momento. Si está tomando algún suplemento alimenticio e incluso productos de tipo herbolario. Esto a razón de saber el médico de algunas posibles reacciones por la combinación de todos estos componentes antes señalados junto con la clindamicina.

Debe también mencionar al médico si se tiene o ha padecido algún tipo de alergia, asma o enfermedad en el hígado y/o riñón. En el caso particular de la mujer, debe saber si se encuentra embarazada o incluso si ha planeado estarlo. Lo mismo si está en etapa de lactancia materna en ese momento. También es importante notificar al médico si está programada algún tipo de cirugía.
CONSULTE A SU MÉDICO.