Saltar al contenido

Para qué sirve el Clotrimazol

El Clotrimazol es un medicamento dirigido de manera particular para el sector de la mujer. Normalmente se indica a aquellas que presentan algún tipo de malestar de tipo ginecológico en alguna etapa de su vida. Es necesario tener en cuenta que esos malestares ginecológicos suelen presentarse por el tipo de material que se maneja en la ropa interior.

Otros factores claves a tomar en cuenta es el hecho de que es posible que no se esté llevando una adecuada higiene en la zona íntima de la mujer. Es muy común que además de la ropa interior que se usa, se presenten molestias por llevar la ropa de manera ajustada. En todos estos casos, el médico una vez que conoce el cuadro clínico y establece un diagnóstico, recomienda el uso del clotrimazol.

Bajo ese contexto, podemos decir que el clotrimazol es un medicamento de tipo anti fúngico imidazolico, destinado a establecer un mecanismo curativo en las zonas íntimas de la mujer ante la presencia de algunos hongos. Suele conocerse al clotrimazol como un efectivo agente contra lo que se diagnostica como dermatofitosis o candidiasis vaginal.

Propiedades del Clotrimazol

El clotrimazol, es un componente derivado del imidazólico que tiene la propiedad de actuar como un inhibidor de una serie de micosis de tipo dérmico que se presentan en el ser humano, particularmente en la parte íntima de las mujeres. Tiene la cualidad de no desarrollar resistencias. Es un medicamento noble en afectaciones producidas por micosis.

Mecanismos de acción del Clotrimazol

Lo que lleva a cabo como mecanismo de acción la clotrimazol es llevar la tarea de impedir lo que se conoce como proceso de síntesis de una sustancia que se destina a la zona de la pared celular por el hongo conocido como ergosterol. Esto hace que el propio clotrimazol limite el desarrollo de unas isoenzimas. Esto es, funge como un agente que cerca la producción de estos componentes. Inhibe los hongos.
Medicina contra el pie de atleta

¿Para qué enfermedades sirve tomar el Clotrimazol?

El Clotrimazol también sirve para:

  • Tratamiento contra la candidiasis vaginal.
  • Presencia de dermatitis por usar pañal adulto.
  • Presencia de micosis del oído externo.
  • Presencia de micosis de tipo epidérmico.
  • Pitriasis versicolor.
  • Infecciones causadas por bacterias secundarias.

El Clotrimazol se receta en casos de candidiasis vaginal.

El procedimiento consiste en que la mujer introduzca en la vagina una porción de 50 mg., de crema de clotrimazol, o en su caso de un óvulo de clotrimazol. Puede ser necesario en algún momento del tratamiento aumentar la dosis hasta la cantidad de 100 mg., por un periodo de doce días. Todo esto debe ser notificado al médico en turno.

El Clotrimazol se utiliza en casos de presencia de infecciones secundarias y/o micosis de tipo superficial.

Para tal fin, tanto en los pacientes adultos como niños, lo que se receta es la aplicación de una capa superficial de crema para untar precisamente en las zonas que han sido afectadas por el hongo. Este procedimiento se realizará por lo menos dos veces al día. Es importante tener en cuenta que este solo deberá usarse en un lapso de hasta catorce días.

¿En qué presentaciones se vende el Clotrimazol?

  • Crema tópica.
  • Solución.
  • Loción.
  • Tabletas orales.

Dosis del Clotrimazol

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Suele aplicarse el clotrimazol en dosis tópicas de por lo menos dos a tres veces al día, en las zonas del cuerpo que hayan sido afectados. Incluyendo la zona vaginal de la mujer. Esto se hace en un promedio de hasta cuatro semanas como límite. En el caso particular de las tabletas, la dosis es de una tableta al día por una semana.

Efectos secundarios del consumo del Clotrimazol

Suele presentarse en el paciente que está usando clotrimazol para determinados tratamientos los siguientes efectos secundarios: vómitos o malestar estomacal. Inflamación en la parte íntima acompañada de irritación, prurito o enrojecimiento. Puede notarse un fuerte mal olor en las descargas vaginales. También es posible notar episodios de fiebre recurrente en el paciente.

Contraindicaciones por el uso del Clotrimazol

Es necesario que el médico sepa por boca del paciente si ha padecido o padece de insuficiencia de tipo hepática. También es necesario notificar si alguna vez se ha presentado irritación o sensibilización extrema durante el tratamiento, para que el propio médico valore la posibilidad de suspenderlo. Una actividad que debe manejarse con cuidado es evitar el contacto directo del clotrimazol en los ojos.

¿Cuáles son las precauciones al tomar el Clotrimazol?

Cuando se va a administrar en la zona detectada la crema, es necesario que realice un procedimiento de limpieza previamente. Solo en casos de que se note un bajo rendimiento en los efectos del clotrimazol, debe realizarse el paciente estudios relacionados con los hongos que presenta para definir si se está actuando e indicando el medicamento correcto.
CONSULTE A SU MÉDICO.