Saltar al contenido

Para qué sirve la Dexametasona

La Dexametasona es un medicamento que tiene la característica principal, de ser un componente de tipo corticosteroide, lo cual significa que tiene la capacidad de producir una hormona de manera natural una vez ingerida, en el cuerpo de la persona. Esto es así, gracias a la participación de las glándulas suprarrenales que tienen ese objetivo.

Gracias a esa capacidad del medicamente es que en muchas ocasiones es empleada con el objetivo de que, en caso de ser necesario, se efectúe un reemplazo de un producto químico de tipo natural en el cuerpo al detectar el médico que por sí solo no lo produce el cuerpo. Es en ese sentido que se indica el consumo de la dexametasona al paciente.
También se usa la dexametasona para tratar a pacientes que padecen enfermedades como la artritis y algunos trastornos en la piel. También cuando se detectan previo estudio, algunas complicaciones en la sangre, o afecciones directas e importantes a tomar en cuenta en órganos como los riñones, intestino y ojos. Se indica el consumo de parte del médico al detectarse alguna deficiencia en la tiroides.

En otros casos se usa este medicamento de la dexametasona para tratar enfermedades relacionadas con el asma y otros tipos de alergias. Se emplea de manera intensa este medicamento cuando se usa para tratar algún tipo de cáncer, como un componente de ayuda. Como se puede observar, la dexametasona es útil para usarse en varios tipos de afecciones a la salud de una persona.

Propiedades de la Dexametasona

La dexametasona es un componente que tiene la capacidad de canalizar por medio de unas membranas de tipo celular, receptores citoplasmáticos. Lo que hacen es introducir en la parte central del núcleo de determinada célula, un agente que une lo que se llama DNA y mRNA. Cuando se cumple este procedimiento se pasa a lo que se conoce como un efecto de síntesis de los enzimas correspondientes.

Al actuar como un antiinflamatorio, de tipo esteroide, actuará como un agente inhibidor para evitar la presencia gradual de células de tipo inflamatorio. Esto es, en la zona inflamada de alguna parte del cuerpo, se evitará la presencia de ciertos leucocitos y macrófagos. También se dará la presencia de liberación de enzimas de tipo lisosómicas.

Mecanismos de acción de la Dexametasona

Es un medicamento que tiene la característica de difundir por medio de membranas celulares receptores de tipo citoplasmáticos. Además, tiene la capacidad de realizar una serie de injerencias en el núcleo de las células, para realizar transmisiones necesarias de ARN. Estimula la síntesis de algunas enzimas que producen efectos de tipo corticosteroide en el cuerpo.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Dexametasona?

La Dexametasona también sirve para:

  • Inflamación e hinchazón en cara y otras partes del cuerpo.
  • Artritis.
  • Trastornos en la piel.
  • Ayudar en el tratamiento de algún tipo de cáncer.
  • Episodios de asma y/o alergias intensas.
  • Problemas en el riñón.
  • Problemas en la coagulación de la sangre.
  • Complicaciones a causa de la tiroides.
  • Afectaciones en el intestino.
  • Problemas en la zona de los ojos.

Muestra médica de Dexametasona

¿En qué presentaciones se vende la Dexametasona?

  • Presentación de tabletas, 4 mg.
  • Solución inyectable, 1 ml.

¿Cómo se debe tomar la Dexametasona?

Este medicamento es ideal para tratar determinadas patologías, sobre todo, las que están relacionadas con algunos efectos de tipo inflamatorio e incluso de carácter inmunosupresor. Es sumamente importante tener en cuenta que la dexametasona ayuda a aminorar algunas complicaciones de salud, más no elimina de raíz la enfermedad, es decir, genera alivio solamente.

Dosis de la Dexametasona

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Primero que nada, es necesario tomar en consideración que, en el caso de la dexametasona, una vez que se inicia el consumo para determinado tratamiento, se recomienda mucho que no se deje el tratamiento y/o consumo de la misma, de manera abrupta. Esto es debido a que se puede presentar una serie de comportamientos o síntomas que pueden ser molestos para el paciente.
Entre otras cosas, puede dejar una sensación de abstinencia, efectos de náuseas, vómito, se puede presentar una pérdida de peso notable, etapas recurrentes de somnolencia, cefalea y dolor estomacal intenso. También se pueden manifestar efectos como dolor en las articulaciones, en los músculos y sobre todo, de manera evidente se notará una frecuente sensación molesta en la piel.

Para evitar todo eso, el médico, bajo su propia indicación, irá, de manera paulatina reduciendo la dosis de consumo de la dexametasona y al mismo tiempo, irá monitoreando el comportamiento de los efectos en la persona. Debemos tener en cuenta que esto no contempla los efectos secundarios que se pueden presentar al tomar dexametasona, esto es un comportamiento por dejar abruptamente de tomar.

Las dosis que normalmente indica el médico son de la siguiente manera: en los adultos, cuando se dosifica de manera oral, se receta la cantidad de 500 mg., para tomarla una vez por día en por lo menos, una semana. Recordemos sin embargo, que en algunos casos el tratamiento es más prolongado. En el caso de los niños, corresponden a 0.0233 mg/kg., solamente, en una toma al día.

En el caso de que la dosis sea de tipo parenteral, es decir, distinta a tomarla por vía digestiva, en los adultos se indica la dosis de 4 mg. a 16 mg., por vía de inyección intravenosa. Esto en un lapso máximo de hasta tres semanas. En caso de ser una inyección intramuscular la dosis será de 8 a 16 mg., en el mismo lapso. En el caso de los niños se debe tener en consideración que no hay una dosis establecida.

Efectos secundarios del consumo de la Dexametasona

Los efectos secundarios más evidentes y recurrentes que se manifiestan al consumir dexametasona, está un fuerte y recurrente estado de malestar estomacal, lo cual conlleva a una irritación intensa en el propio estómago. Se presentan también episodios de vómito con cierta frecuencia. Por otro lado se pueden dar estados depresivos y/o de ansiedad.

Por otro lado, físicamente se pueden observar en algunas partes del cuerpo moretones. Incluso puede darse el caso de presentar salpullido, sobre todo en la cara, acompañado de inflamación notoria. Se presenta además una notoria debilidad de tipo muscular en las personas. En otros casos hay un fuerte estado de resfriado e infecciones en algunas partes del cuerpo.

Contraindicaciones por el uso de la Dexametasona

En el caso de que se indique la dosis de inyección, es muy importante vigilar la posible presencia de algún tipo de coagulación sanguíneo. En todos los casos de dosificación, deberá el médico evaluar el costo-beneficio de indicar en el tratamiento la ingesta de dexametasona, en el paciente. Sobre todo si se detecta episodio de insuficiencia cardiaca o disfunción de tipo renal o hepático.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Dexametasona?

Una vez que ha realizado una consulta al médico de cabecera, y este le indica un tratamiento de dexametasona, es muy importante que en caso necesario, le señale al propio médico, si presenta algún tipo de alergia, no solo a este medicamento sino a otros como la aspirina, o cualquier otro medicamento. Esos datos son sumamente importantes para una valoración del médico.

También es necesario informar al médico, independientemente de las posibles alergias que tenga, si en el momento en que está indicándole una receta de dexametasona, si está tomando medicamentos específicos como aspirina, efedrina, fenitoina, fernobarbital, e incluso algún tipo de anticonceptivo de tipo oral. Esos datos son relevantes tanto para el médico como para el propio paciente.

Si por alguna razón, uno como paciente en el momento en que se receta la dexametasona, tiene algún tipo de infección en la piel, debe notificársele al médico, dado el caso de que él no se haya percatado de ello. También es de vital relevancia que se le señale al, médico, para que conste en el historial clínico, si ha padecido en algún momento de su vida problemas relacionados con la diabetes o hipertensión.

Si el paciente es una mujer que en el momento de la consulta se encuentra en estado de embarazo y/o lactancia materna, es importante comentarlo al médico para que tenga en cuenta eso. El médico deberá evaluar si receta un tratamiento con dexametasona; aunque en muchas de las ocasiones opta por un tratamiento alternativo.
CONSULTE A SU MÉDICO.