Saltar al contenido

Para qué sirve la Fexofenadina

La Fexofenadina es un medicamento que de acuerdo a su propio componente activo, forma parte integral del grupo de los antihistamínicos; como tal, tiene las cualidades básicas para que el médico, al así requerirlo, pueda administrar una dosificación de dicho fármaco en pacientes que  buscan aliviar los síntomas relacionados con alergias, casos de estornudos y comezón en la nariz, particularmente en las fosas nasales. También ayuda a aliviar síntomas de lagrimeo frecuente y casos de sofoco.

Propiedades de la Fexofenadina

El elemento central de la fexofenadina que es el clohidrato, desarrolla la capacidad de absorberse de manera inmediata una vez que el paciente lo ingiere por la vía oral. Suele eliminarse por la vía de la orina una vez que sus componentes son modificados gracias a un proceso metabólico.

Mecanismos de acción de la Fexofenadina

Tiene la capacidad de actuar como un agente bloqueador de los efectos que pueda desarrollar la sustancia conocida como histamina, la cual tiende a desencadenar los efectos alérgicos en el organismo.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Fexofenadina?

La Fexofenadina sirve para:

  • Tratamiento de rinitis de tipo alérgico.
  • Tratamiento para la secreción nasal.
  • Tratamiento para los casos de enrojecimiento en la nariz.
  • Tratamiento para la comezón en la nariz.
  • Tratamiento para la comezón en la zona de la garganta.
  • Tratamiento de casos de urticaria.
  • Tratamiento para los casos de salpullido en la piel.

¿En qué presentaciones se vende la Fexofenadina?

  • Aldifex con 10 tabletas de 120 mg., cada una.
  • Aldifex con 10 tabletas de 180 mg., cada una.
  • Allegra con 10 comprimidos de 30 mg., cada una.
  • Allegra con 20 comprimidos de 30 mg., cada una.
  • Allegra con 10 comprimidos de 120 mg., cada una.
  • Allegra con 20 comprimidos de 120 mg., cada una.
  • Allegra con 10 comprimidos de 180 mg., cada una.
  • Allegra con 20 comprimidos de 180 mg., cada una.
  • Ranfast con 10 tabletas de 120 mg., cada una.
  • Ranfast con 20 tabletas de 120 mg., cada una.

Muestra médica de Fexofecadinaz

Dosis de la Fexofenadina

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

La dosificación de la fexofenadina normalmente corresponde a la ingesta de un comprimido para hacerlo una vez al día, en el caso de los pacientes adultos y niños menores de los doce años. En el caso de los niños en una edad de rango de seis a once años, tomarán una cantidad de 30 mg., de fexofenadina en dos ocasiones al día.

Cuando el médico determina los lineamientos de un tratamiento, una vez que le informa con detalle al paciente en qué consiste y este no tenga ninguna duda, es importante que el paciente lleve a cabo dicho tratamiento tal y como debe ser. No debe, por ejemplo, aumentar o disminuir la dosis recetada, ni mucho menos, por propia decisión del paciente, interrumpir el tratamiento.

Cuando en la dosificación el paciente tenga que tomar la fexofenadina en presentación de comprimidos, se recomienda que este se tome acompañado de la ingesta de suficiente líquido, preferentemente de agua, y que esto se haga momentos antes de las comidas que vaya a ingerir el paciente.

Algo que es importante tener en consideración es que el médico deberá de manera regular revisar la evolución del tratamiento y su dosificación, tal vez en algunos momentos necesite aumentar o disminuir la dosis de manera conveniente o en su caso, terminar con el tratamiento al percatarse de que no está funcionado el mismo y cambiarlo por la ingesta de otros medicamentos.

Efectos secundarios del consumo de la Fexofenadina

  • Pacientes con somnolencia.
  • Casos de pacientes con diarrea.
  • Sensación de náuseas.
  • Desarrollo de urticaria.
  • Se nota una inflamación gradual en los pies.
  • Se percibe una inflamación en la zona de la garganta.
  • Se empiezan a inflamar los labios.
  • Se inflaman las vías respiratorias.
  • Sensación de mareo.
  • Casos de dolor de cabeza.
  • Se siente una opresión en la zona del pecho.
  • Presencia de taquicardia.
  • Se desencadena una dificultad para respirar.
  • Se desencadena situación de nerviosismo.
  • Estado frecuente de cansancio.
  • Alteración y trastorno de sueño.
  • Padecimiento de insomnio.
  • Sin tenerlo, pueden desarrollarse casos de hipersensibilidad.

Contraindicaciones por el uso de la Fexofenadina

Este fármaco, de acuerdo a sus propiedades y mecanismo de acción, se encuentra contraindicado para aquellos pacientes que han presentado o actualmente desarrollan un caso de hipersensibilidad ante al principio activo de la fexofenadina como de otros componentes.

También suele ser contraindicado este medicamento en aquellos casos en los que el paciente ha presentado un caso de enfermedad de tipo cardiovascular, una enfermedad relacionada con la función hepática e incluso que tenga que ver con el sistema renal. Además, se encuentra contraindicado de manera especial, en aquellos pacientes de edad avanzada, es decir, de la tercera edad.

Una razón más para contraindicar la ingesta de la fexofenadina es en el de la mujer que en ese momento se encuentra en periodo de lactancia materna. La razón de ello es que los componentes activos de este fármaco, como el caso particular del clorhidrato, desencadena algunas reacciones que pueden poner en peligro la salud y el bienestar del bebé que toma la leche materna.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Fexofenadina?

Cuando a un paciente se le ha recetado la ingesta de la fexofenadina, es importante que si conoce a alguien que refiere la misma sintomatología que él presenta, no se tome la libertad de compartir su propio medicamento; solo el médico es quien tiene la facultad para, si así lo amerita la otra persona, recetarle la ingesta de la fexofenadina.

Durante el desarrollo de la consulta, es necesario e importante que el paciente, en caso de que el médico tratante no se lo haya preguntado, le indique si en ese momento o en tiempos recientes ha tomado determinada medicina; esto ayuda al propio doctor a definir con mayor precisión no solo el diagnostico sino la manera adecuada de prescribir un tratamiento.

Por ejemplo, si el médico tenía pensado recetar la ingesta de la fexofenadina y el paciente en ese momento está realizando un tratamiento con el ketoconazol o la eritromicina, no podrá hacerlo ya que la combinación de esos medicamentos con la fexofenadina, resultan contraproducentes.

Ahora bien, existen situaciones en las que solo se deberá regular la dosificación tanto en cantidad como en tiempos; por ejemplo, supongamos que el paciente en turno está tomando algún tipo de antiácido con componentes de hidróxido de aluminio, en ese caso el médico indicará la ingesta de la fexofenadina dos horas después de haberse tomado el paciente el otro medicamento.

En el caso particular de una mujer embarazada, como medida preventiva primeramente deberá hacérselo saber al médico tratante y después, preguntarle si es factible que ella tome la fexofenadina sin presentar algún tipo de contratiempo. El médico revisará y valorará su condición fisiológica para determinar su propia decisión.

Cuando después de que el médico haya determinado prescribir la ingesta de la fexofenadina para determinado tratamiento, si por otra sintomatología vuelve a asistir a una consulta médica, antes de que el médico tratante le dosifique otro medicamento, será oportuno que el paciente le informe que en ese momento precisamente está tomando la fexofenadina. Esta es una medida preventiva importante.

Si por decisión particular del propio paciente y aunque no debe hacerse, interrumpió el tratamiento con la fexofenadina, no deberá volver a iniciarlo. Lo mejor que puede hacer es volver a asistir a consulta y darle los pormenores al médico en turno que lo está tratando.

En otra situación, si por algún error u omisión siente que ha incurrido en un acto de sobredosis de medicamento, inmediatamente deberá asistir al médico para que lo revisen y en caso de que aparezcan efectos secundarios o reacciones, no pongan en riesgo su salud y bienestar. Ahora bien, se preguntará: ¿cuáles son los efectos secundarios que pueden desencadenar una sobredosis?

Normalmente se presentan casos de somnolencia frecuente, sensación de mareo y una constante fatiga. Pueden en otros casos o combinados con los que se acaban de mencionar, desarrollar efectos secundarios como sequedad en la boca.
CONSULTA A TU MÉDICO.