Saltar al contenido

Para qué sirve el Fumarato Ferroso

El Fumarato Ferroso funciona principalmente como un agente antianémico. Hay que tener en cuenta que el fumarato ferroso al contener hierro, este componente resulta ser una parte importante en lo que es el proceso de formación de tipo fisiológico de lo que es la sustancia conocida como hemoglobina. Esto, finalmente ayuda a que se pueda transportar con eficiente los niveles necesarios de oxígeno a través de la sangre.

Propiedades del Fumarato Ferroso

Este es un tipo de sal que se denomina ácido fumárico, el cual tiene además el componente del hierro. Algo que debe tenerse muy en cuenta en relación al manejo de lo que es el fumarato ferroso, es que se debe saber con exactitud las cantidades que este contiene en relación al hierro, que debe estar en una media del 30 %, ya que esto, en su uso, dará grandes ventajas en relación al propio uso parenteral del propio hierro en la persona. Otro factor a tenerse en cuenta en relación a los niveles y capacidad de absorción del hierro, es que el intestino delgado permite regular los niveles de absorción y al mismo tiempo, filtra las cantidades de hierro necesarias en las personas.

Mecanismos de acción del Fumarato Ferroso

Es un elemento que resulta ser un estimulante para lo que son los niveles de producción del Hb.

¿Para qué enfermedades sirve tomar del Fumarato Ferroso?

El Fumarato Ferroso sirve para:

  • Tratamiento de anemias de tipo ferropénicas.
  • Tratamiento de anemias de tipo ferroprivas.
  • Tratamiento de pacientes con deficiencia en los niveles de hierro.
  • Tratamiento preventivo en niños en etapa de crecimiento.
  • Tratamiento específico en pacientes embarazadas.
  • Tratamiento complementario en pacientes con dietas especiales.

¿En qué presentaciones se vende el Fumarato Ferroso?

  • Ferval en frasco con 50 tabletas con 200 mg., cada una
  • Ferval en frasco con 100 tabletas con 200 mg., cada una.

Pastillas para detener la diarrea

Dosis del Fumarato Ferroso

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

La dosificación que comúnmente se aplica es de una media de 600 a 1,200 mg., al día. Se debe tener en consideración que una vez que se inicia la ingesta del fumarato ferroso, se empieza a monitorear los índices de niveles de producción de lo que son los reticulocitos. Al mismo tiempo, se monitorea el comportamiento de la hemoglobina y el hematrócrito. Será después de al menos cuatro semanas de iniciado el tratamiento que el médico evaluará la decisión de continuar, detener, aumentar o disminuir la ingesta del fumarato ferroso.

Efectos secundarios del consumo del Fumarato Ferroso

  • Suelen en algunos casos, presentarse casos de intolerancia al hierro, sobre todo en los preparados de tipo oral, cuando al consumirse, se aloja en el tracto gastrointestinal el hierro.
  • Episodios de náuseas.
  • Casos de diarrea.
  • Casos de dolor en el abdomen.
  • Casos de malestar de tipo gástrico.
  • Presencia de vómitos.
  • Episodios de constipación.
  • Se dan casos de pirosis.
  • Presencia de heces de color oscuro.
  • Casos especiales de hemocromatosis.

Contraindicaciones por el uso del Fumarato Ferroso

El fumarato ferroso no debe ser administrado a pacientes que resulten hipersensibles al propio hierro. Tampoco en aquellos pacientes que presenten una capacidad de sobrecarga de los niveles de hierro. También resulta contraindicado el fumarato ferroso en pacientes que hayan padecido o padezcan de una úlcera de tipo péptico, algún tipo de enteritis regional, una colitis de naturaleza ulcerosa, algún tipo de daño de carácter hepático, pacientes con gastritis, casos de hemocromatosis, hemosiderosis, entre otros.

¿Cuáles son las precauciones al tomar el Fumarato Ferroso?

En el caso particular de aquellos pacientes que suelen producir una sobrecarga de cantidades de hierro, se debe tener especial atención. Es decir, se debe tener cuidado con los pacientes con hemocromatosis, pacientes con anemia hemolítica o en pacientes que cuenten con una aplasia eritrocitaria. Hay casos especiales en donde el tratamiento con el fumarato ferroso no suelen funcionar; por ello, es necesario que se investiguen otras posibles causas que puedan desarrollar la anémia.

Es importante que las mujeres que se encuentran en el primer trimestre del embarazo, se abstengan de tomar el fumarato ferroso. Lo mismo en aquellos pacientes que especialmente padecen o han padecido de carcinoma de tipo gástrico, de colitis de tipo ulcerosa o de una úlcera de tipo gastroduodenal.
CONSULTA A TU MÉDICO.