Saltar al contenido

Para qué sirve el Ketoconazol

El Ketoconazol es resultado de la medicina y se da gracias a los compuestos que se dan en los derivados del conocido imidazol. Estos se han venido usando con cierta frecuencia para los tratamientos de las infecciones en la piel. Y de manera muy particular, en aquellos pacientes que han sido diagnosticados con sida.

Propiedades del Ketoconazol

Es una medicina que tiende a inhibir el proceso de biosíntesis de los esteroles. Con ello logra dañar la membrana de las bacterias eliminando su ciclo de vida. Se absorbe de manera sencilla y rápida ante la ingesta por la vía oral y se metaboliza en el hígado.

Mecanismos de acción del Ketoconazol

Al ser un derivado del imidazol, y como todos estos tipos de medicamentos, su mecanismo de acción se enfoca en actuar con respecto a los hongos, tratando de inhibir el proceso de síntesis de algunos esteroles. Con lo anterior, se alcanza el objetivo de dañar la estructura de la membrana celular de los hongos que, precisamente, causan la infección.

Una vez que el paciente ha ingerido por indicación médica el ketoconazol, de manera inmediata se absorben las propiedades una vez que se encuentran en la región del tracto intestinal. Ahora bien, respecto a los niveles de absorción que puedan darse, dependerá directamente de la capacidad de acidez que se tenga en el flujo gástrico. Una vez que se cumple su función, el ketoconazol suele excretarse por la vía renal.

¿Para qué enfermedades sirve tomar el Ketoconazol?

El Ketoconazol sirve para:

  • Tratamiento de casos de micosis sistémicas.
  • Tratamiento en candidiasis sistémico.
  • Tratamiento del llamado pie de atleta.
  • Tratamiento de infecciones en las uñas.
  • Tratamiento de infecciones en el cabello.
  • Tratamiento de infecciones en el intestino.
  • Tratamiento de profilaxis de infecciones de tipo fúngico.
  • Tratamiento de infecciones de tipo vaginal.
  • Tratamiento por infecciones en el estómago.

¿En qué presentaciones se vende el Ketoconazol?

  • Biozoral con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Ergomicon con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Eurolat con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Formiral con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Fungipar con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Fungipar con 20 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Fungoral con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Honzil con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Prenalon con 10 tabletas de 200 mg., cada una.
  • Prenalon con 20 tabletas de 200 mg., cada una.

Dosis del Ketoconazol

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Las dosis que usualmente se recomiendan, están en un rango de 200 mg., al día en los pacientes en edad adulta, durante el lapso de una semana. Lo ideal es que la ingesta del ketoconazol se acompañe con algunos alimentos para evitar la sensación de náusea y en el peor de los casos se provoquen vómitos.

Medicina contra la tiña

Efectos secundarios del consumo del Ketoconazol

  • Desarrollo de diarrea.
  • Episodios de vómito.
  • Alteración en el ciclo menstrual.
  • Sensación de sueño frecuente.
  • Dolor recurrente de cabeza.
  • Casos de coloración en tonos amarillentos en la piel.
  • Pérdida del apetito.

Contraindicaciones por el uso del Ketoconazol

Se encuentra bajo contraindicación médica el uso del Ketoconazol, en aquellos pacientes que son alérgicos al componente activo. Misma situación se da en aquellos pacientes que padecen algún tipo de insuficiencia hepática. Tampoco debe ingerirse por personas que manifiestan algún problema de salud relacionado con el hígado.

No es factible la ingesta del ketoconazol en aquellos pacientes que están llevando otro tratamiento en donde están involucrados medicamentos como la mizolatina para algunos tipos de alergias. Tampoco se puede combinar el ketoconazol con medicamento recetado para que el paciente pueda dormir.

¿Cuáles son las precauciones al tomar el Ketoconazol?

Es necesario que si la paciente se encuentra en etapa de embarazo, se evite la ingesta del ketoconazol, ya que puede pasar que la placenta donde se encuentra en formación el feto, sufra algún tipo de daño irreversible. Especial atención se debe tener en los primeros tres meses de dicho embarazo.

En el caso de que la paciente se encuentre en estado de lactancia materna, es importante tampoco tomarlo ya que se ha encontrado que por la leche se llega a excretar el componente activo de la medicina.

En lo referente a la aplicación del ketoconazol de manera tópica, se recomienda que no se haga en zonas cercanas a los ojos, para evitar algún tipo de lesión en dichos órganos.

Si ha padecido o padece alguna complicación relacionada con el hígado, lo ideal es que no se ingiera este medicamento. Lo mismo si presenta alguna enfermedad de tipo hepático en un nivel agudo o crónico.
CONSULTA A TU MÉDICO.