Saltar al contenido

Para qué sirve el Miconazol

El Miconazol es un medicamento que funciona como un agente de tipo antifúngico, el cual generalmente lo prescriben los médicos para realizar tratamientos para aliviar algunas infecciones que se manifiestan en la piel. Uno de los casos más comunes es el conocido pie de atleta. También se aplica por ejemplo, para tratar algunas infecciones de tipo vaginal.

De acuerdo a las características del principio activo del miconazol, se determina que este pertenece al grupo de los llamados imidazólicos; tales como el clotrimazol y el ketoconazol. Todos ellos tienen como común denominador el de desarrollar propiedades antifúngicas para tratamiento de infecciones en la zona de la piel delimitada.

Propiedades del Miconazol

Actúa como un agente antimicótico desarrollando una actividad respecto a lo que son los fungicidas para atacar lo que son los dermatófilos.

Mecanismos de acción del Miconazol

Funciona como un tipo de antimicótico que tiene la capacidad de desarrollar un nivel de permeabilidad en lo que es la membrana fúngica; lográndose esa etapa gracias al proceso de inhibición de la biosíntesis de algunos esteroles.

¿Para qué enfermedades sirve tomar el Miconazol?

El Miconazol sirve para:

  • Tratamiento de hongos que se instalan en la piel.
  • Tratamiento de algunas infecciones ocasionadas en la piel.
  • Tratamiento del pie de atleta.
  • Tratamiento de casos de candidiasis de tipo cutáneo.

¿En qué presentaciones se vende el Miconazol?

  • Aloid con 30 g., en crema.
  • Biodantyl-c con 20 g., de crema.
  • Daktarin con 20 g., de crema.
  • Daktarin con 30 g., de crema.
  • Daktarin oral con 40 g., de gel oral.
  • Daktarin oral con 78 g., de gel oral.
  • Dermifun con 40 g., de crema.
  • Dermifun con 20 g., de crema.
  • Falernol con 20 g., de crema.
  • Fucoderm con 30 g. de crema.

Dosis del Miconazol

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Hay que hacer hincapié de que el miconazol viene en varias presentaciones, es decir, lo encontrará el paciente en formato de crema, polvo, loción, o en aerosol líquido. Todos ellos se deben de aplicar en la zona de la piel deseada para que cumpla su función curativa. El médico es quien decidirá, dependiendo de la lesión y/o infección, cual formato se usará. Existe otra presentación que es en formato de supositorio vaginal.

Ahora bien, en lo que respecta a la dosificación, independientemente del formato que se vaya a implementar, es de criterio común por parte de los médicos, que se indique la aplicación del miconazol en una o dos ocasiones durante el día. Esto en un periodo de tiempo que abarca un mes. Ahora bien, en el caso particular de las infecciones vaginales, este solo deberá administrarse una sola vez al día y será en las noches antes de que la paciente se vaya a acostar. En este caso, el periodo del tiempo de aplicación es de un promedio de entre tres a siete días.

Un hábito que debe tener todo pacientes es, además de seguir las recomendaciones del médico, leer las instrucciones de la etiqueta del medicamento y en caso de tener alguna duda, hacérsela saber al médico e incluso al farmacéutico. No se debe de usar una dosis menor o incluso mayor al que se le ha indicado. No deberá desesperarse el paciente si en el inicio del tratamiento, no observa ninguna mejoría. Las infecciones que se tratan con el miconazol suelen tardar en aliviarse.

En lo que respecta a la manera en como deberá aplicarse este medicamento, es aplicando la cantidad recomendada en la zona de la piel en donde se encuentra la infección y este se haga con cuidado, para que el paciente no se lastime. Posteriormente, una vez que ha pasado el tiempo indicado por el médico en la receta, deberá lavarse y secar totalmente la piel.

En lo que respecta a la aplicación de los supositorios y/o miconazol vaginal; lo que se debe hacer es introducir en la parte del aplicador, la cantidad del medicamento que se ha prescrito. En el caso del supositorio, lo que deberá hacerse es abrir el mismo y colocarlo en el aplicador. Generalmente en el empaque vienen las instrucciones precisas de como deberán hacerse estos procedimientos.

Crema para los hongos en los pies

Una vez que se tiene el aplicador, lo que sigue es que el paciente se acueste de espaldas, inmediatamente después deberá poner las rodillas hacia arriba y deberá separarlas. El aplicador deberá lentamente introducirse en la vagina y presionar para que el émbolo libere el contenido del miconazol. Inmediatamente después será necesario retirar el aplicador y desecharlo. Finalmente deberá lavarse las manos la paciente con la finalidad de evitar que se propague la infección.

Si por alguna razón el paciente olvida aplicarse el miconazol en cualquiera de sus presentaciones, puede hacerlo inmediatamente después, siempre y cuando no se duplique la dosis en la siguiente toma.

Efectos secundarios del consumo del Miconazol

  • Sensación en aumento gradual de ardor.
  • Sensación en aumento gradual de comezón.
  • Sensación en aumento gradual de irritación en la piel.
  • Sensación de aumento gradual de irritación en la vagina.
  • Casos de dolor estomacal.
  • Casos de fiebre.
  • Se percibe una secreción vaginal con mal olor.

Contraindicaciones por el uso del Miconazol

Personas que son hipersensibles al principio activo del miconazol.

¿Cuáles son las precauciones al tomar el Miconazol?

Es importante que cuando se esté en el consultorio médico, el paciente le informe al médico que se es alérgico al principio activo del miconazol, (si es que lo es). Incluso si le sucede lo mismo en relación a otros medicamentos. Bajo la misma idea, es prudente que se le informe al médico durante la consulta, que está tomando otros medicamentos, incluso si son suplementos alimenticios. Independientemente de que sean obtenidos sin prescripción médica.

En caso de que la paciente se encuentre en el momento de la consulta embarazada, es importante que se lo mencione al médico. Sucede que no solo en el caso del miconazol, sino en la mayoría de los fármacos, existe una contraindicación para su uso cuando se está en esa condición fisiológica. Lo mismo en el caso de que se encuentre la paciente en periodo de lactancia materna. En esos casos, algunos medicamentos suelen excretarse a través de la leche materna y puede traer consecuencias negativas para el bebé.

Como medidas preventivas, es necesario que se tenga en consideración que cuando se usa el miconazol, deberá evitarse el contacto en los ojos, en la boca y nariz; ya que puede afectar esas zonas. Ahora bien, en caso de que después de cuatro semanas, no se nota alguna mejoría, inmediatamente deberá asistir al hospital.
CONSULTA A TU MÉDICO.