Saltar al contenido

Para qué sirve la Nimesulida

La Nimesulida forma parte de los medicamentos de tipo antiinflamatorio, es decir, dentro de sus principales propiedades está el de ser un medicamento antipirético y, sobre todo, antiinflamatorio. Después de la ingesta, la nimesulida se encarga de inhibir el proceso de síntesis de la prostaglandina. También tiene la función central de actuar como un bloqueador del hipotálamo.

El componente de la nimesulida se metaboliza en el órgano del hígado. Posteriormente los residuos suelen desecharse a través de las vías urinarias. Suele encontrarse el fármaco en diferentes presentaciones y es indispensable la receta médica para conseguirla. El médico la indica cuando hay diagnóstico de faringitis, otitis media, infecciones agudas en las vías respiratorias; entre otras.

Propiedades de la Nimesulida

Este medicamento contiene en sus componentes un agente con propiedades antiinflamatorio, que tiene una función dentro del organismo de tipo analgésico. También tiene la capacidad de fungir como un bloqueador de lo que es la enzima de tipo ciclooxigenasa. Esto último, interviene en el comportamiento biosintético de las llamadas prostaglandinas.

También funciona el componente activo de la nimesulida, como un termorregulador de tipo hipotalámico en el llamado SNC. Funciona de manera efectiva en los neurorreceptores algógenos. También en las endorfinas de tipo intermediario, que son las que producen la sensación de dolor en los seres humanos. Es en este caso, que la función analgésica de la nimesulida, toma relevancia.

Cuando se toma la nimesulida, el proceso de absorción resulta ser rápida y eficaz. Por ejemplo, en los niveles séricos de la cantidad de 20mg/ml., el efecto se concluye en promedio de una a dos horas. Por esa razón es que normalmente se indica la dosis de consumirse la nimesulida cada 24 horas. Suele en la mayoría de los casos eliminarse por el riñón y las vías urinarias.

Mecanismos de acción de la Nimesulida

La nimesulida es un inhibidor de lo que se conoce como la ciclooxigenasa, lo que provoca un proceso de biosíntesis de la prostaglandina que funge como un mediador de los procesos de inflamación. También suele fungir como como un inhibidor del proceso de translocación de la fosfodiesterasa. También suele ser un inhibidor de la liberación de la histamina.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Nimesulida?

La Nimesulida sirve para:

  • Patologías dolorosas.
  • Patologías inflamatorias.
  • Inflamación del aparato osteomioarticular.
  • Sacroileítis.
  • Artritis.
  • Artrosis.
  • Artritis reumatoide.
  • Periartritis.
  • Tendinitis.
  • Tenosinovitis.
  • Osteoartritis.

Muestra médica de Nimesulida

¿En qué presentaciones se vende la Nimesulida?

  • Tableta analgésica. 100 mg. Cajas con 10,20 o 30 tabletas. Frascos con 10 tabletas.
  • Tableta antipirética. 100 mg. Cajas con 10,20 o 30 tabletas. Frascos con 10 tabletas.
  • Tableta antinflamatoria. 100 mg. Cajas con 10,20 o 30 tabletas. Frascos con 10 tabletas.
  • Frasco con 60 ml. Suspensión, cuchara. 100 mg/10 ml.
  • Frasco con 20 ml. Suspensión, gotero. 25 mg/10 ml.

Dosis de la Nimesulida

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Será bajo el criterio del propio médico y su experiencia en la profesión, que recetará al paciente determinada receta y dosis del medicamento de la nimesulida. El criterio central dependerá de la complejidad de la enfermedad. La regla que no se debe romper es que no se puede recetar este medicamento a menores de tres años, sin ninguna excepción.

En los adultos, generalmente suele recetarse la nimesulida, para tomarse entre una o dos tabletas cada 12 horas. Jamás deberá pasar el consumo de este medicamento en un tratamiento por más de siete días. En el caso de los pacientes infantiles, se receta la dosis de 3 a 5 mg/kg, que deben ingerirse en dos tomas. Normalmente se usa la presentación pediátrica de gotas o suspensión oral.

En el caso de los pacientes adultos mayores, la dosis no puede pasar de la ingesta de una pastilla de 100 mg., por dos ocasiones en el día. Debe tomarse en cuenta, en este caso, por el médico, la condición renal del propio paciente. Sin duda, en los tres casos, la condición particular del historial clínico le permitirá al médico definir y monitorear con precisión la dosis y suspensión del tratamiento.

Efectos secundarios del consumo de la Nimesulida

Algo que debe tener muy en cuenta es que si uno como paciente sigue al pie de la letra las indicaciones estipuladas por el médico en una receta, es poco probable que se presente algún tipo de problema. Aun así, hay que estar alerta a posibles efectos secundarios. Alguno de esos efectos pueden ser la presencia de episodios de vómitos, náuseas e incluso diarrea.

También pueden darse casos de pirosis, sangrado gastrointestinal, sudoración excesiva, alergias de tipo cutáneo, cuadros de vértigo, trastornos de sueño, cefalea, úlceras de tipo péptico, problemas en la visión, afectación en las capacidades de sensibilidad y efectos provocados por la elevación gradual e importante de las enzimas en el organismo, alterando el comportamiento del propio organismo.

Contraindicaciones por el uso de la Nimesulida

  • Suele presentarse en algunos pacientes cuadros de hipersensibilidad a los componentes de los frascos con 10 tabletas.
  • No debe recetarse a pacientes con problemas de úlceras pépticas.
  • Pacientes con algunas reacciones de tipo alérgico.
  • Pacientes con alguna alteración renal.
  • Alteraciones en la coagulación de la sangre de los pacientes.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Nimesulida?

La nimesulida debe manejarse con mucho cuidado por parte del paciente. Es importante que conozca los riesgos en su consumo y cómo debe tratarlo. Algo que se debe tener muy en cuenta es que si uno como paciente presenta alguna complicación de carácter renal, se recomienda no consumir este medicamento. Entre otras medidas, no debe de ingerirse la nimesulida si pasó la fecha de caducidad.

Algo que se debe de tener en cuenta tanto por parte del paciente como del médico, es que una vez que se consume para un tratamiento en particular la nimesulida, no se manifestará ninguna alteración en los resultados de una prueba de laboratorio, en caso de que sea sometido el paciente a ello. Eso representa una ventaja para el médico en el monitoreo del tratamiento y posible mejoría del paciente.

Algo que siempre toma relevancia en el consumo de este tipo de medicamentos antiinflamatorios es que durante la jornada de trabajo, se recomienda, según sea el caso, no manejar maquinaria pesada, ya que es susceptible de presentar el paciente durante el tratamiento, cuadros de sueño e incluso mareo o vértigo. En otro caso, si como paciente está en un tratamiento de fertilidad, debe saberlo el médico.
También es importante, según sea el caso, que el médico sepa si como paciente se está tomando algún tipo de medicamento antidepresivo, para evitar algún tipo de contratiempo, como la presencia de alteraciones anticoagulantes. También es necesario notificar al médico de cabecera si se es alérgico a determinado medicamento y/o sustancia activa.

Es de vital importancia y por seguridad de la familia, que el medicamento esté fuera del alcance de los niños, para evitar alguna intoxicación por el consumo inapropiado de la nimesulida. También debe de respetarse el modo de adquirir este medicamento, es decir, solo debe hacerse bajo receta médica. Es importante además, tomar el medicamento exactamente como el médico lo indica en la receta.

No debe tomarse, por ejemplo, el medicamento si como paciente presenta algún padecimiento relacionado con la insuficiencia hepática, renal o cardiaca. Tampoco debe consumirse si usted padece algún tipo de úlcera de tipo gástrico o hemorragia gastrointestinal. Tampoco si presenta cuadros de hipertensión arterial. Es de vital importancia antes de que se le recete la nimesulida, que el médico lo sepa.

Es importante saber que las personas que padecen enfermedades como la diabetes mellitus, sangrado de tipo rectal, alcoholismo, colitis, hepatitis, lupus, enfermedad renal; entre otros, al consumir la nimesulida, desarrollarán efectos adversos que pueden poner en riesgo su salud y en consecuencia, su propia vida. Por esa razón, debe notificársele al médico si presenta alguna de estas condiciones.

Si como paciente se encuentra embarazada o incluso en periodo de lactancia materna, no deberá consumirse este medicamento. En el caso de cualquier paciente que se le haya indicado una dosis de nimesulida y por cualquier circunstancia presente una sobredosis, es de vital importancia que se le provoque un vómito e inmediatamente comunicárselo al médico en turno en el área de urgencias.

Si por indicaciones del médico, la receta señala un tratamiento más prolongado de lo normal, es necesario que él mismo esté monitoreando continuamente el comportamiento tanto del efecto del tratamiento como el avance de la mejoría del paciente en torno a una enfermedad. Normalmente en estos casos se realizan pruebas de tipo hepático.
CONSULTA A TU MÉDICO.