Saltar al contenido

Para qué sirve el Pregabalina

El Pregabalina es un medicamento que se clasifica dentro de los  fármacos de tipo anticonvulsivo. La pregabalina suele recetarla el médico a pacientes que en su sintomatología presenta enfermedades que se relacionan con algún tipo de dolor neuropático. También suele servir para tratamientos contra cuadros de ansiedad e incluso de epilepsia. La pregabalina ayuda a los nervios dañados del cerebro.

Propiedades de la Pregabalina

Las propiedades de la pregabalina son análogas a lo que se conoce como ácido gamma aminobutírico, el cual proporciona al paciente una vez que lo ingiere, el efecto analgésico y/o anticonvulsivo; según sea el caso a raíz de la sintomatología que presente. Una vez tomada la pregabalina, sea ésta por la vía oral, tiene la característica de poder absorberse en un 90 % aproximadamente.

El promedio de vida de los componentes de la pregabalina en el cuerpo es de aproximadamente seis horas. Y suele expulsarse por la vía renal. Es por eso que en el caso particular de los pacientes que padecen algún tipo de insuficiencia renal, se busca por parte del médico, una modificación en la dosis e incluso se evalúa la posibilidad de usar otro tipo de medicamento.

Mecanismos de acción de la Pregabalina

Tiene la función central de ser un agente que une los componentes de la proteína conocida como a2-o, que desarrolla la capacidad de manejar los canales de calcio necesarios para el voltaje necesario en el sistema nervioso. La pregabalina presenta un comportamiento similar a la gabapentina. Ambos fármacos tiene la capacidad de regular las funciones neuropéptidos de carácter sensorial en las personas.

Es importante tener en cuenta que no se puede sustituir la pregabalina por la gabapentina. Ambas aunque tienen ciertas similitudes no se usan para tratar de manera similar los mismos síntomas de algunos padecimientos. El médico, al respecto, está plenamente consciente.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Pregabalina?

La Pregabalina sirve para:

– Tratamiento de dolor causado por afectación de los nervios del cerebro.
– Tratamiento de algunos cuadros de epilepsia.
– Tratamiento de algunos episodios y/o trastornos de ansiedad.
– Tratamiento de afectaciones duraderas de rigidez muscular.
– Tratamiento de las convulsiones que presenta el paciente.

Medicamento para epilepsia

¿En qué presentaciones se vende la Pregabalina?

– LYRICA 75 mg., con 14 cápsulas.
– LYRICA 75 mg., con 28 cápsulas.
– LYRICA 150 mg., con 14 cápsulas.
– LYRICA 150 mg., con 28 cápsulas.
– LYRICA 300 mg., con 14 cápsulas.
– LYRICA 300 mg., con 28 cápsulas.

Dosis de la Pregabalina

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

En términos generales, la pregabalina suele recetarse para el consumo diario por tres veces al día. Lo ideal es que se ingiera este medicamento durante los alimentos y/o a la misma hora preferentemente. Es común que se inicie el tratamiento con pequeñas cantidades de pregabalina y de manera gradual se vaya aumentando la dosis. Esto se hace durante la primera semana del tratamiento.

Es importante tener en cuenta dos cosas. Primero, que este medicamento suele ser hasta cierto punto adictivo, por lo que se debe respetar a cabalidad la receta indicada por el médico. No debe aumentar tanto la dosis como la frecuencia el paciente. Segundo, es necesario saber que este medicamento no suele aliviar o curar las enfermedades tratadas, solo controla los síntomas.

En el caso concreto de los pacientes que presenten algún tipo de dolor de carácter neuropático, generalmente el médico señala la dosis de 150 mg., de pregabalina al día. Esto se hace en el inicio del tratamiento. Lo ideal es que se vaya aumentando la dosis de manera gradual, hasta llegar a la cantidad de 300 mg., por día. Existe la posibilidad, bajo criterio del propio médico, que se llegue a una dosis de 600 mg.

Si el médico desea tratar casos de pacientes que presentan crisis compulsivas, generalmente recetará la ingesta de 150 mg., por día hasta llegar a los 600 mg. En todos los casos solo deberá tomarse la pregabalina en tres tomas al día. En el caso particular de aquellos pacientes que padecen alguna insuficiencia de tipo renal, la dosis deberá ajustarse a sus propias necesidades.

Efectos secundarios del consumo de la Pregabalina

Lo primero que debe entender el paciente que está consumiendo la pregabalina, es que cuando se llegaran a presentar algunos efectos secundarios, inmediatamente deberá notificarlo al médico en turno. Algunos de esos efectos pueden ser:

– Estado de cansancio frecuente.
– Dolor recurrente de cabeza.
– Boca seca.
– Cuadros de estreñimiento.
– Episodios de náuseas.
– Episodios de mareo.
– Dificultad para hablar.
– Dificultad para poder recordar.
– Falta de coordinación.
– Inestabilidad del equilibrio.
– Aumento gradual de peso.
– Aumento gradual del apetito.
– Presencia de temblores en algunas zonas del cuerpo.
– Distención de tipo abdominal.
– Inflamación en algunas partes del cuerpo como articulaciones.
– Presencia de visión borrosa.
– Manifestación de urticaria.
– Inflamación en el rostro.
– Inflamación en la boca y encías.
– Dificultad para respirar.
– Dolor frecuente en el pecho.
– Cuadro de fiebre.

Contraindicaciones por el uso de la Pregabalina

Debe evitarse el consumo de la pregabalina, en aquellos pacientes que desarrollen alguna hipersensibilidad a los componentes de dicho medicamento. En ese caso, deberá el paciente notificarle al médico de esa condición antes de que se le recete dicho fármaco. Esto resulta de vital importancia, toda vez que puede pasar que por la alergia presente las siguientes complicaciones de salud:

  • Presencia de asma.
  • Dificultad para respirar.
  • Respiración agitada.
  • Respiración acompañado de un silbido.
  • Presencia de urticaria.
  • Presencia de erupción de tipo cutáneo en algunas zonas del cuerpo.
  • Episodios bruscos de sudoración.
  • Episodios de pérdida parcial de la memoria.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Pregabalina?

Se recomienda no usar la pregabalina en mujeres que se encuentran embarazadas. Tampoco deberán consumirlo personas que requieran de manejar automóviles o maquinaria pesada, para evitar algún tipo de accidente. Es importante que si por alguna razón se ha interrumpido el tratamiento, se evite reiniciar el mismo ya que puede traer consecuencias a la salud.
CONSULTA A TU MÉDICO.