Saltar al contenido

Para qué sirve el Sulindaco

El Sulindaco es un medicamento es un componente antiinflamatorio de tipo no esteroide, cuyas propiedades son de carácter antirreumático, antipirético y analgésico. Normalmente suele indicarse por el médico a pacientes con cuadros de artritis reumatoide, osteoartritis, espondilitis anquilosante, artritis de nivel agudo gotosa y/o tendinitis; particularmente.

Propiedades del Sulindaco

Este medicamento es un componente que se deriva del ácido acético, con una relación de tipo estructural directa con la indometacina. Es un medicamento de carácter antiinflamatorio con propiedades analgésicas en las personas. Normalmente suele indicarse su uso con la intención de poder controlar dolores, relacionados particularmente con manifestaciones de artritis, en las personas.

El sulindaco también funciona como un agente inhibidor de la quimiotaxis y lo que se conoce como neutrófilos. Los cuales tienen la capacidad de disminuir gradualmente niveles de citosinas pro inflamatorio en el cuerpo, que desencadena los efectos antiinflamatorios ante la ingesta de los medicamentos, en el organismo. Lo cual es la función central del medicamento.

Si bien es cierto, el sulindaco, tiene la misma función curativa que el piroxicam y el ácido acetilsalicílico, el primero, produce en el paciente menos riesgo de desarrollar trastornos de tipo gastrointestinal. De ahí que muchas veces el médico opte por recetar preferiblemente el sulindaco. La necesidad de recetar cualquiera de los tres medicamentos antes mencionados va en relación al cuadro clínico del paciente.

Mecanismos de acción del Sulindaco

Su propiedad antiinflamatoria, se desarrolla gracias a la capacidad que tiene el componente del sulindaco, como un agente metabolito de naturaleza hepática que tiene la capacidad de interferir en procesos relacionados con la biosíntesis de la prostaglandina, inhibiendo la ciclooxigenasa. Este es el mecanismo de acción que hasta la fecha se ha logrado determinar.

¿Para qué enfermedades sirve tomar el Sulindaco?

El Sulindaco sirve para:

  • Osteoartritis: dolor, inflamación, sensibilidad, rigidez.
  • Artritis reumatoide.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Dolor en hombro por bursitis.
  • Tendinitis.
  • Artritis gotosa.

Medicamento para la Tendinitis

¿En qué presentaciones se vende el Sulindaco?

  • Caja con 20 tabletas. 200 mg., cada tableta.

Dosis del Sulindaco

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

Se receta para tomarse una tableta dos veces al día, durante los alimentos, de preferencia una en la mañana y otra en la noche. Debe tenerse en cuenta las horas en que se tomaron las primeras dosis para repetirlas cada 24 horas aproximadamente. Debe usarse el medicamento tal y como lo receta el médico para disminuir la probabilidad de un contratiempo y mayor eficiencia en el tratamiento.

Algo que es sumamente importante tener en cuenta es que la ingesta del sulindaco es para fines de controlar el dolor e incluso disminuirlo de manera gradual; jamás se pretende con ello aliviar las afectaciones propias de las artritis. Para tal fin, existen otros medicamentos y/o tratamientos. También es necesario tener en cuenta que al menos una semana después de iniciado el tratamiento, surgirán efectos.

La administración del sulindaco se da de manera oral, lo que le da un 90 % de biodisponibilidad en el organismo del activo. Esto ayuda a que pueda unir dicho agente curativo con las proteínas de tipo plasmático de manera rápida, normalmente dos horas después de la ingesta del sulindaco. El medicamento suele metabolizarse en el hígado y se desecha a través de la orina.

El sulindaco presenta las siguientes contraindicaciones que se deberán tomar en cuenta. No debe indicarse en los pacientes que sean alérgicos a la sustancia activa del propio sulindaco. Tampoco debe recetarse si el paciente es alérgico al ácido acetilsalícilico. Tampoco si el paciente presenta algún cuadro relacionado con problemas gastrointestinales como la colitis ulcerosa y otros.

Efectos secundarios del consumo del Sulindaco

Suelen presentarse efectos secundarios de tipo gastrointestinal, manifestándose en sangrado gastrointestinal e incluso alguna perforación provocada por una úlcera péptica. Es importante tomar en cuenta esta situación ya que suele ser un condicionante de mortalidad importante. Para tal fin, es necesario que el médico durante el tratamiento añada un régimen anti ulceroso.

También se han presentado casos de hipersensibilidad en algunos pacientes. Algunos casos de fiebre e incluso en alteraciones en la función hepática. También se presentan casos de dermatitis. Además de efectos que provocan la hepatitis o la ictericia. En todos estos casos señalados en el párrafo, será necesario que se interrumpa el tratamiento, para evitar alguna complicación mayor.

En algunos pacientes se suele presentar alguna complicación relacionada con lo que es la hepatitis colestática. Esto puede provocar algún tipo de disfunción hepático. En estos casos es importante una exhaustiva evaluación por parte del médico para evitar complicaciones mayores, regulando el tratamiento con el sulindaco. Lo que se busca en estos casos es evitar la gestación de reacciones hepáticas.

En otros pacientes suele presentarse complicaciones renales, sobre todo si el tratamiento con sulindaco se da a largo plazo. Esto podría provocar cierto nivel de nefritis agudo en el paciente. Incluso pueden presentarse cuadros de síndrome nefrótico. Para evitar alguna descompensación de tipo renal, es necesario que el médico determine las causas del porqué el tratamiento se está alargando.

También puede provocar en pacientes, efectos en la piel, es decir, complicaciones dermatológicas. Entre ellos se encuentran las erupciones cutáneas en varias partes del cuerpo. También casos de prurito, estomatitis e incluso, secreción de mucosas secas. En otros casos se pueden desarrollar casos de alopecia aguda o grave. Puede también darse el caso de que se presente en el paciente un estado de fotosensibilidad.

Puede provocar también episodios de mareo, vértigo, nerviosismo, dolor de cabeza, cuadros de sueño, incluso episodios de convulsión. Pueden darse algunos casos de meningitis de tipo aséptico. Desarrollo de una visión borrosa, alteraciones en la audición y una constante sensación de sabor metálico. Hay casos de debilidad muscular, decoloración en la orina y sangrado vaginal.

¿Cuáles son las precauciones al tomar el Sulindaco?

Debe tenerse especial cuidado en pacientes con algunas manifestaciones de insuficiencia renal. Misma condición en pacientes con insuficiencia de tipo cardiaco. Pacientes con algún tipo de hipertensión. Si se padece alguna enfermedad relacionada con la tiroides. Debe tomarse en cuenta si el paciente padece de alguna insuficiencia hepática.

Es necesario mencionarle al médico de cabecera si usted padece alguna alergia al sulindaco, incluso si lo es a cualquier aspirina o medicamento de carácter antiinflamatorio. Esto, con la finalidad de evitar alguna reacción adversa. Debe señalar también si es alérgico particularmente al ibuprofeno y el naproxeno; ya que la combinación de estos, puede ser contraproducente.

Debe uno señalarle al médico si en el momento en que se indica el tratamiento, se está tomando algún tipo de suplemento alimenticio, vitamina e, incluso, otro medicamento para otros malestares o enfermedades. También es necesario tener en cuenta si se tiene asma, algún tipo de congestión y/o secreción nasal moderada o abundante. Efectos de aumento en la frecuencia cardiaca.
CONSULTA A TU MÉDICO.