Saltar al contenido

Para qué sirve la Ranitidina

La Ranitidina es una medicina que tiene la particularidad de actuar como un antagonista de tipo H2, es decir, funge como un receptor de lo que es la histamina; su propiedad es ser un antihistamínico. Esto significa que la ranitidina bloquea la producción de los niveles del ácido estomacal. Cuando un paciente refiere al médico que padece de un reflujo gastroesofágico y el médico lo diagnostica como tal, se suele recetar la ingesta de la ranitidina. Lo mismo se receta para tratar el tema de la gastritis.

Hay que señalar que existen algunas variedades comerciales de la ranitidina que se pueden adquirir en las farmacias sin prescripción médica. Aun así, es ideal que el paciente adquiera e ingiera dicho medicamento por prescripción médica para saber cuándo y cómo tomar dicha medicina. Es necesario saber que existen diferentes tipos y niveles de acidez en el estómago y esa variación hace que sea necesario saber con exactitud la prescripción médica.

Propiedades de la Ranitidina

Este medicamento tiene la propiedad de ser un antagonista del proceso de acción en forma de bloqueo de la histamina. Lo que hace es pasar la barrera de tipo placentario y una vez que cumple su función, puede excretarse a través de la leche materna en mujeres que están en periodo de lactancia. Tiene la capacidad de que una vez que el paciente la consume, se absorba de manera inmediata. El proceso de metabolismo se desarrolla en lo que es el hígado y tiende a desecharse a través de la vía renal.

Mecanismos de acción de la Ranitidina

Actúa como un bloqueador de la producción de lo que es el nivel del ácido estomacal.

¿Para qué enfermedades sirve tomar la Ranitidina?

La Ranitidina sirve para:

  • Tratamiento de un reflujo gastroesofágico.
  • Tratamiento de ulceras debido a un constante estado de estrés.
  • Tratamiento de daños causados por medicamentos antinflamatorios.
  • Tratamiento de las úlceras gástricas.
  • Tratamiento complementario para detener casos de hemorragias en aparato digestivo.
  • Tratamiento de hemorragias esofágicas.
  • Tratamiento preventivo y correctivo de lesiones en el esófago.
  • Tratamiento de una esofagitis de tipo péptico.
  • Tratamiento de lo que es la úlcera duodenal.
  • Tratamiento preventivo preoperatorio.

Medicamente para el reflujo

¿En qué presentaciones se vende la Ranitidina?

Generalmente se pueden encontrar este tipo de medicamentos en presentación de tabletas efervescentes, tabletas no efervescentes y jarabes.

  • Acloral con 20 tabletas de 150 mg., cada una.
  • Acloral con 60 tabletas de 150 mg., cada una.
  • Acloral con 10 tabletas de 300 mg., cada una.
  • Acloral con 30 tabletas de 300 mg., cada una.
  • Acloral con 5 ampolletas de 50 mg. /2 ml., cada una.
  • Aldivina con 20 tabletas de 150 mg., cada una.
  • Ranisen en 200 ml de jarabe con 150 mg/10ml.
  • Ranisen en solución de gotas con 30 ml., de 40 mg/ml.
  • Ranisen con 20 comprimidos de 150 mg., cada una.
  • Ranisen con 60 comprimidos de 150 mg., cada una.

Dosis de la Ranitidina

LA PRESENTE INFORMACIÓN ES DE CARÁCTER EDUCATIVO Y NO REPRESENTA UNA PRESCRIPCIÓN MÉDICA. SIEMPRE CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE CONSUMIR CUALQUIER MEDICAMENTO.

El médico normalmente tiene a recetar la ingesta y dosificación de la ranitidina, independientemente de la presentación indicada, en la toma de una vez al día hasta cuatro veces. Concretamente en los pacientes adultos se receta la dosis de unos 150 mg., por la vía oral para su ingesta en dos ocasiones al día. Si se decide llevar la dosificación por la vía intrevenosa, normalmente corresponde a 50 mg., en un poco más de un minuto, si la dosis es por la vía de infusión, entonces es de 15 mg/hora, en un periodo de dos horas y una vez por día.

Se requiere que para no causar ningún tipo de malestar adicional al que se está tratando, no se ingiera este tipo de medicamento en un periodo mayor a las dos semanas. Esto significa que si durante el tratamiento no se nota ningún tipo de mejoría, inmediatamente se le notifique al médico tratante para una nueva valoración médica.
Se mencionaba anteriormente que existen medicamentos que se pueden adquirir sin una prescripción médica y son de uso comercial. Se recomienda en estos casos en que se vaya a ingerir sin receta médica estas presentaciones de ranitidina, se lean con detenimiento las indicaciones y modo de uso que se encontrarán en los empaques. Esa información puede ser la diferencia entre aliviarse o complicar las cosas.

Por ejemplo, aunque parezca algo trivial, se recomienda que al tomar las tabletas efervescentes de la ranitidina, se hagan disolviéndolo en agua en cantidades que van en promedio en unas 8 onzas. Esto tiene una razón de ser y es que facilita el proceso de absorción de las propiedades activas del medicamento.

Efectos secundarios del consumo de la Ranitidina

Los efectos secundarios que se han detectado son los que a continuación se enlistan. Es necesario tener en consideración que si por alguna razón se da un caso de sobredosis, inmediatamente se debe de asistir al hospital más cercano para que se le atienda ya que es proclive el paciente de que se envenene.

  • Se presentan casos de dolor en el estómago.
  • Pueden presentarse casos de dolor en la cabeza.
  • Sensación frecuente de náuseas.
  • Casos de estreñimiento.
  • Se nota la pérdida de cabello.
  • Dolores de tipo muscular.
  • De manera periódica se dan casos de infecciones.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Casos de vértigo.
  • Episodios de brocoespasmos.
  • Desarrollo de edemas de tipo angioneurótico.

Contraindicaciones por el uso de la Ranitidina

Este medicamento está contraindicado para pacientes que presentan una hipersensibilidad a los componentes activos de la ranitidina. También para personas que se encuentran en periodo de embarazo y lactancia materna. Debe evaluarse la posibilidad de aplicar un tratamiento por parte del médico con ranitidina, en pacientes que manifiestan un caso de disfunción renal o hepática.

¿Cuáles son las precauciones al tomar la Ranitidina?

Es importante saber si se es alérgico a la ranitidina, si es así, en el momento de la consulta, como paciente debe notificárselo al médico tratante. También es importante que le haga del conocimiento al doctor en turno, si es el caso; qué tipo de suplementos alimenticios o vitamínicos está tomando. De igual forma mencionar si está tomando otro tipo de tratamientos y para qué.

Si el paciente sabe que ha padecido o incluso padece de alguna enfermedad relacionada por el riñón o el hígado, es importante que se anexe al historial clínico para que el médico lo tenga en consideración para indicar el mejor tratamiento posible y en su caso, prescindir del uso de la ranitidina.

Si por cualquier causa, el paciente se olvida de tomar la dosis en la hora indicada, si la siguiente toma es antes de dos horas, puede tomar la dosis, en caso contrario evitar hacerlo y mucho menos duplicar la dosis. Esta acción puede desencadenar en graves daños para la salud, así que es mejor obviar la toma olvidada y tener más cuidado en no olvidar la toma en tiempo y forma.

Como todos los medicamentos, la ranitidina debe guardarse en un lugar que no esté al alcance de los niños. El lugar donde se almacene dicho medicamento debe ser a temperatura ambiente, evitar que esté sometido a altas temperaturas. Mismo criterio debe emplearse en relación a los lugares húmedos, estos no son indicados para guardar dicho medicamento.
CONSULTA A TU MÉDICO.